Mi blog de estudios naturistas

Armonizándonos con la vida

Apuntes naturopáticos Nº 1 (lecturas e investigaciones)

en enero 14, 2013
Sobre la lectura del texto Bases de la Medicina natural:  Naturopatía I, de Rafael García

La medicina natural no tiene como propósito enfrentarse a la convencional, sino compatibilizar y complementar.

 

Tiene como enfoque médico “trabajar en armonía con los procesos autocurativos y de sostén que realiza nuestro organismo”, enseñando al paciente cuáles aspectos de su estilo de vida lo condujeron a la enfermedad con el propósito de lograr la salud y prevenir eventos mórbidos posteriores

 

“ser capaz de diagnosticar el origen de fondo de la enfermedad, que habitualmente se halla en el estilo de vida del paciente.”

 

La medicina natural es una medicina principalmente fisiológica

 

Estamos diseñados para vivir en salud.  El organismo es autocurativo.  Comprender y apoyar este proceso es gran postulado de la medicina natural.

 

El tratamiento y la pedagogía del consultorio incluyen:  medidas dietéticas y modulación psíquicas para potenciar la autocuración del organismo.

 

Ayunos, monodietas, dietas de crudos y alcalino-reactiva, son terapias que constituyen “caballos de batalla” de la medicina natural.

 

Sobre la alimentación y la modulación del psiquismo (control de estrés, visualizaciones, cultivos de estados mentales positivos) se levanta el edificio de la medicinal natural.  Otros pilares que apoyan los anteriores:  fitoterapia, geoterapia, hidroterapia, helioterapia, aereoterapia, quiropraxia y masajes, ejercicio físico.  Otros aspectos:  la espiritualidad y la fe, y la comprensión y respecto de la actividad curativa del organismo.

 

Estudios revelan que las personas más cultas acuden a la medicina alternativa

 

Riesgos de la medicina convencional (y razones para buscar la natural):  toxicidad, riesgo de muerte en los tratamientos, costos y la condición deshumanizada y servil a los grandes intereses económicos y tecnológicos.  Razones de alejamiento del paciente respecto de la medicina convencional:   la conciencia de ruptura con la naturaleza; la espiritualidad que busca armonizar con la naturaleza.  La deficiente eficacia ante enfermedades crónicas, degenerativas, funcionales y psicosomáticas.

 

El problema existencial y de legitimidad de la medicina natural radica en el descontrol del la charlatanería generada por la ausencia de legislación en la materia y desconocimiento estatal.

 

La medicina natural busca encontrar las causas de la enfermedad en la “infracción de las leyes naturales”, llevando al paciente a comprender la enfermedad en función de su causal estilo de vida.  Tal, supone un aprendizaje saludable y preventivo; en consecuencia, la naturopatía ensalza la prevención.

 

La acción del terapeuta consiste en actuar en consonancia con las leyes de diseño y actividad restauradora del organismo.

 

La doctrina naturista ni es mágica ni religiosa.  Propone que el hombre debe vivir en conexión con su diseño, en armonía consigo mismo, con los demás, con el ambiente, con la naturaleza, aprendiendo de ella las pautas para vivir en salud.  En ella está la curación, que debe realizarse a través de la interpretación de sus signos.

 

Todo modelo médico posee tres rasgos definitorios:  la teoría sobre el hecho salud-enfermedad, un conjunto de técnicas de diagnóstico y herramientas terapéuticas para tratar al paciente.

 

En medicina natural el diagnóstico se hace a través del análisis de los patrones de vida del paciente, la evaluación de las macrofunciones y la consideración del perfil nosológico en menor grado.

 

El naturópata es también un pedagogo que enseña al paciente la conveniencia saludable de cambiar sus patrones de vida a efectos de prevenir la eventualidad o reincidencia de las enfermedades

 

El núcleo de una terapia debería ser la médica natural

 

En la medicina alopática las herramientas terapéuticas básicas son los fármacos y las cirugías.

 

En medicina natural son terapias de primera línea aquellos agentes que sustentan la vida:   el agua, el aire, la luz solar, la tierra, las plantas, el psiquismo, el movimiento como ejercicio físico.

 

Inhibir mecanismo autocurativos, como la fiebre, genera con posterioridad problemas reumáticos y de autoinmunidad, según investigaciones.

 

Cuando hay fiebre, lo mejor es no comer, por aquello de seguir la dirección de la naturaleza:  el paciente no quiere comer.  Apoyar así el proceso de la fiebre asegura un mayor accionar de la capacidad autocurativa del organismo.

 

Trabajar en la misma dirección que la naturaleza configura el paradigma que sustenta a la medicina natural

 

La salud es el estado natural del hombre (Hipócrates)

 

La naturaleza es la que cura (Hipócrates)

 

Grecia antigua tuvo dos formas de medicina:  la de Asclepios, centrada en la enfermedad, y la de su hermana Higea, diosa de la salud, centrada en desarrollar la salud del paciente para inducir a la desaparición de la enfermedad.

 

El médico debe proceder imitando los medios que la naturaleza emplearía ordinariamente para curar una enfermedad (Hipócrates)

 

“No es el agua fría la que cura, sino la reacción del calor del organismo ante ella” (Vicente Vicente Priessnitz).

 

“La fuerza curativa radica en el sistema nervioso y la sangre”, y “la sangre precisa siempre de aire que se renueva y los nervios necesitan luz solar”.  Arnoldo Rikli.

 

La enfermedad es una relación consecuente entre un estilo de vida naturalmente inadecuado y su reactividad orgánica

 

Una macrofunción da una idea de conjunto de lo que sucede en el organismo

 

El método de estudio alópata es analítico (órgano por órgano) y el naturópata sintético (el conjunto del organismo: “hay que ver al ser humano en su totalidad”).

 

La eliminación y la asimilación constituyen la base inicial para el estudio de las macrofunciones.

 

Macrofunciones:  eliminación, asimilación (digestión, alimentación), circulación, estimulación (sistema nervioso) y respuesta.

 

Cuando el paciente escapa al perfil nosológico de un médico alópata, éste no sabe qué hacer; un naturópata, por su parte, que no depende crucialmente de un diagnóstico nosológico, aun dispone de opciones como el análisis de las patrones de vida del paciente y del diagnóstico macrofuncional.

 

[Personajes que han bajado el “fuego” del saber a los hombres:  Prometeo (el fuego ya es sólo de los dioses), Hipócrates (la gente no enferma por causa de los dioses), Galileo (escribió en lengua vulgar su obra, para el pueblo, ya no más sólo para los cultos)]

 

Paradigma de la medicinal convencional:  “Todo efecto tiene una causa y las mismas causas producen siempre los mismos efectos”.

 

La visión analítica de la ciencia experimental, que divide la realidad en partes para estudiarlas, da origen al nacimiento oficial de la medicinal en 1914, cuando las primeras universidades dividieron los estudios médicos también en partes o especialidades (efecto flexneriano):  medicina interna, pediatría, cirugía y obstetricia.

 

Paradigma médico naturópata central:  las enfermedades son una respuesta producida por el propio organismo.

 

Enfermedad, según la medicina natural:  no es producida por agentes patógenos o gérmenes (como prioriza la medicina alopática), sino que es una consecuencia de la acción homeostática del mismo organismo

 

La enfermedad es útil, nos permite sobrevivir.

 

En medicina natural un agente patógeno, germen o noxa, actúa como desencadenante de la una respuesta orgánica de enfermedad, respuesta ésta determinada por el estilo de vida, estado de las macrofunciones y aspectos genéticos del paciente.  En la medicina convencional, el agente patógeno es el causante de la enfermedad.

 

Más que una enemiga, la enfermedad es una respuesta aliada que señala un desequilibrio dentro del sistema homeostático del organismo.

 

¿No dormir, poco dormir?  Desajuste homeostático, régimen de vida antinatural, manejo inadecuado del estrés y del psiquismo.

 

Cuando el cuerpo no se cura es porque sus posibilidades autocurativas están bloqueadas por alteraciones en:  el estilo de vida, las macrofunciones (alimentación inadecuada, así como inadecuada eliminación de los desechos, circulación deficiente, pobre asimilación o vida emocional traumática).

 

“Como terapeuta, nuestra labor consiste en apoyar a nuestro organismo en su labor curativa, a través de las debidas correcciones, y este trabajo se realiza principalmente tanto en el estilo de vida como en las macrofunciones alteradas.  Pero también a través de remedios específicos.”  Rafael García.

 

“La medicina es el arte de imitar los procedimientos curativos de la naturaleza” (Hipócrates).

 

Científicamente comprobado:  la manzanilla contra la migraña

 

Científicamente comprobado:  los alimentos refinados, con su “dieta pobre en fibra es causa de estreñimiento, diverticulitis, apendicitis, cáncer en el colon, hipercolesterolemia, obesidad, enfermedad cardiovascular y hemorroides” (Dr. Burkit, 1977, British Medical Journal)

 

Científicamente comprobado:  monodietas de uvas contra el cáncer (Brent, Pezzuto, Universidad de Illinois: Sciencie, 1997).  Verificación de actividad antineoplásica.

 

Científicamente comprobado:  la enfermedad cardiovascular remite más efectivamente con un cambio en el estilo de vida del paciente, la optimización de las macrofunciones y remedios naturales específico, que con el tratamiento médico convencional (Dr. Ornich, The Lancet, 1990; grupo de investigadores durante cinco años:  revista American Journal or Clinical Nutrition, 1997)

 

Científicamente comprobado:  el estrés, las actividades y emociones inciden determinantemente en la evolución de las enfermedades, incluso crónicas.  Colegio de Medicina de Ohio, 1999:  la relación logró bajar en un 9% los niveles de glicemia en pacientes diabéticos tipo I (insulino-dependientes).

 

Científicamente comprobado:  las grasas y aceites refinados (a excepción del aceite extravirgen de oliva) agregadas a los alimentos de cocina o industrializados (preparados a altas temperaturas) inciden en la tensión de los pacientes hipertensos (Archives of Internal Medicine, 2000).  Se verifica que, por el contrario, el aceite de oliva logra reducir las cifras diastólicas como sistólicas.

 

Todo paciente es peculiar:  “No hay enfermedades, sino enfermos” (Claude Bernard).

 

“En 1997 el uso de fármacos, a dosis correctas e indicados por médicos produjo 100.000 muertes en los Estados Unidos (J.A.M.A., abril de 1998), siendo esta una de las principales causas de muerte en ese país”. Tomado del Dr. Rafael García.

 

“Los daños que produce la radioterapia y quimioterapia son en algunos casos más destructivos que la propia enfermedad tratadas por ellas.  Conocemos casos en que un diagnóstico equivocado de cáncer ha hecho que el paciente que supuestamente tiene cáncer sufra quimioterapia y que fallezca de problemas cardíacos a consecuencia de dicha terapia.  ¿Cuántas personas no han muerto por procedimientos diagnósticos como cateterismo, urografías y otras?”  Dr. Rafael García.

 

En EEUU 1 de cada 10 pacientes es hospitalizado por iatrogenia (daño producido por acción médica).

 

La expectativa de vida humana está ubicada entre 110 y 120 años, y ha sido así tanto en la antigüedad como en el día de hoy.  Cuando se dice que cierta comunidad aumentó su expectativa de vida lo que siempre se quiere decir es que aumentó su expectativa de envejecimiento.  La expectativa de vida aumentaría cuando el hombre puede rebasar ese límite de 120 años.

 

Estadísticamente corroborado por la OMS:  el número de cirugías practicadas en una población determinada no depende de la patología del lugar, sino que se relaciona con el mayor número de obstetras allí radicados. ¡El porcentaje de cesáreas puede llegar casi al 50%!   Esto asume contornos muy definidos en las instituciones privadas.

 

En 1973, en Israel, hubo una huelga de médicos y la mortalidad de la población disminuyó en un 40%.  (Vernon Coleman:  Body Power)

 

Desde que se impusiera el modelo de la medicina convencional a partir de la segunda década del siglo XX, primero en los EEUU, prácticamente obligada por el flexnerismo y poderes económicos detrás de fundaciones como Carnegie y Rockefeller (esté ya negociaba con fármacos), se decidió aplicar la terapéutica basada en fármacos y cirugías, exclusivamente.  Esto es, hubo presión de la mano comercial de la empresa farmacéutica:  se ofreció dinero para universidades a cambio adoptar la propuesta que incluía, además, la representación de un delegado de tales organizaciones en sus reuniones.  En esa época, además, se convino en que la medicina sería enseñada a personas de raza blanca y con niveles medios acomodados.

 

El estilo de vida es la causa primigenia de la mayor parte de las enfermedades.

 

En naturopatía, no es igual curar a sanar.  Lo primero tiene un sentido de inmediatez; lo segundo, de mayor largo plazo y completud.  Una persona podría no estar enferma, mas ello no significa que tenga salud, lo cual no es lo mismo a decir que no se está enfermo y se tiene, además, salud.  Se le dice a este primer estado, ni enfermo ni con salud, mesotrófico; al segundo, se le llama sano o saludable.  De manera que “sano” apunta a un estado superior al de no estar enfermo, en un sentido concreto de acaudalamiento de salud.  Si alguien recibe un remedio y se “cura”, evoluciona hacia un estado de mesotrofia, más no de sanación.  La sanación designa un estadio superior y deseable de equilibrio macrofuncional, adecuado estilo de vida y vida psíquica y espiritual en concordancia con el trazo biológico existencial.  [La sanación, pues, podría rondar los márgenes de eso que se llama “felicidad”.]

 

La uva contra el cáncer; protege, además, al corazón por contener resveratrol.

 

El tomate contiene licopeno, cuyo efecto es preventivo del cáncer de próstata

 

Los betacarotenos estimulan el sistema inmunitario

 

Importancia de la dietoterapia:  “Si los médicos de hoy no son nutricionistas del mañana, los nutricionistas de hoy serán los médicos del mañana”.

 

Existe una relación entre el consumo de salchichas en los niños y la leucemia (Universidad del Sur de California, revista Causas y control del cáncer, 1995).

 

“Dos asesinos [son de color] blancos:  sal y azúcar”.  Sigfird Ukludof, asesor en el área dietética de la antigua URSS, 1983.  El exceso de sal:  hipertensión arterial, accidentes cerebrales (trombosis), alteración del agua y el potasio, susceptibilidad y degeneración renal, discapacidad gustativa, disminución de la resistencia física, envejecimiento.  El de azúcar:  obesidad, caries dental, diabetes, hipoglicemia, depresión, avitaminosis, osteoporosis y alteración del fósforo.

 

Harinas blancas (carentes de fibra) y enfermedades:  cáncer en el colon, cálculos en la vesícula, apendicitis, obesidad, estreñimiento, hemorroides, várices, etc.

 

El Corn Flakes tiene amarillo nº 5, generador de alergias y de radicales libres.

 

Los mamíferos están diseñados para ingerir leche de su propia especie y hasta que les broten los dientes.  El hombre es el único que lo hace de por vida y, de paso, de otra especie.  [El elefante, por ejemplo, recibe lactancia materna en sus primeros años y luego ya no la consume jamás, desarrollando, no obstante su bien conocida masa muscular).  El humano a los siete años deja de producir una enzima llamada renina, misma que coadyuva en la digestión de las proteínas lácteas; en su ausencia, tales proteínas son de difícil digestión, generando problemas de degradación, es decir, no se transforman en aminoácidos como debieran, sino que se asimilan como polipéptidos, lo cual afecta al sistema inmunológico y traen a colación alergias, sinusitis, asma y artritis reumatoide.  Un moco espeso que se genera propicia la aparición de lo anteriormente dicho, especialmente en lo relacionado con el aparato respiratorio.

 

Lácteos o leche (alimento blanco con sus agregados de grasas saturadas) y su exceso:  alergias, asma, artritis, colitis, apendicitis, enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon, mama, útero, ovario y próstata.

 

Estudio, 1989:  consumo de mantequilla y leche de vaca relacionados con aumento de cáncer pulmonar y cáncer ovárico.

 

Leche de vaca en juveniles:  predisposición a la diabetes tipo I (Universidad de Toronto, 1992).

 

Leche de vaca en niños:  cólicos, otitis, pérdida de hierro, anemia, bloqueo de la absorción e hierro.

 

Los antibióticos en el ganado, que generan resistencias sobre ciertas bacterias, pueden traspasar tal capacidad mediante la leche a las del organismo humano.

 

Claras de huevo (alimento blanco):  alergias y sobrecarga del hígado.

 

El consumo de alimentos “blancos” conduce a cavar la tumba propia con nuestros mismos dientes

 

Ruibarbo:  desintoxicante hepático e intestinal

 

Remolacha:  en ayuno y en jugo, restablece el equilibrio hormonal en mujeres menopáusicas.  Primero diariamente durante uno o dos meses, luego 3 veces por semana.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 173 seguidores

%d personas les gusta esto: